2/22/2006

Punta de Lobos: ventana que mira hacia el abismo

A este lugar he vuelto muchas veces, a lo mismo y siendo la de siempre.
A oler el mar, a escuchar el estruendo de las grandes olas, a buscar a los lobos, a sentir el viento, a mirar la puesta de sol, a recordar las madrugadas de pesca con mi padre y las largas caminatas por la playa desde niños.
Subimos al peñón, con todos mis amores, y encontramos esta escultura . Es de granito, y ya está allí. Es simple y se puede transformar en un resfalín. O en un marco para fotografiarse. Hacia Cahuil hay otra: un cardúmen de peces. Mañana se las muestro.

Ya es noche y es abismante, hay miles de estrellas y si las sigo mirando parece que aparecen aún más.Vi una fugaz y pedí un deseo. También encontré la Cruz del Sur y el cinturón de Orión. De niña, en este mismo lugar, mi madre solía hablarnos de ellas. Es que todo esto que les muestro eran nuestros patios: la playa, el bosque y el pueblo. Yo voy y vuelvo, y todo esto sigue allí, casi intacto.

3 Comments:

Blogger JLPA said...

Me alegro de conocer tu blog. La escultura que explicas me recuerda un poco al Elogio del Horizonte de Gijón (España), pero parece que ésta de tu pueblo es mucho más entrañable por lo sencilla y por lo que significa para tí. Gracias por compartir con todos este instante hogareño y paisajístico

Saludos desde Madrid

3:16 p. m.  
Blogger Amanda said...

Bea:
que bellos tus relatos, llenos de historia y recuerdos, infantiles, adolescentes, adultos, que importa!!, recuerdos al fin que llevamos en el corazón.

Conozco los lugares que describes, he ido solo un par de veces a Pichilemu y, como es mi costumbre, mi gusta escudriñar más allá de lo que se ve a simple vista. Conocí Cahuil y Ciruelos, Pañul también, conocí esa artesanía que describes con tanto amor. Y que decir de Punta de lobos, también estuve allí una noche estrellada pidiéndole deseos a la vida.

Hace rato que no vuelvo por ahí, hubo una promesa de hacerlo el año que paso, pero como tantas cosas en la vida, simplemente no resulto.

Me removiste Bea, trajiste recuerdos a mi día, lo hiciste de tal modo que tal vez en estos día me anime a volver.
un abrazo

4:21 p. m.  
Blogger Mary Rogers said...

Querida Bea,
Gracias por compartir estas fotos. Están llenas de inmensidad y amor.
Te mando un gran abrazo y espero verte luego.

5:14 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home